lunes, 24 de mayo de 2010

Cuando todo sale mal

Todos hemos tenido uno de esos días. Todo sale mal. Te levantas con el pie izquierdo. La vida conspira en tu contra. Necesitas una limpia...Al medio día lo único de lo que tienes ganas es regresar a la cama (aunque probablemente te encontrarías una lombriz entre las sábanas).
Y muchas veces esas catástrofes tienen que ver con dinero. Se te pierde la cartera, te avisan que estás sobregirado o que el crédito que solicitaste no aplica. Revisas tus rendimientos bancarios y te das cuenta que tienes mucho menos de lo que te imaginabas tener. El día que necesitas comprar dólares el tipo de cambio se volvio loco.

Quién sabe cuál es el detonador pero el día empieza a ir de mal en peor...

No, no es que las fuerzas del universo conspiren contra ti, sino cuestión de profecías autorealizables. Un evento malo y sorpresivo te ubica la mente en el modus-operandi de "es que a mi todo me sale mal" y empezamos a actuar en consecuencia por lo que REALMENTE todo empieza a salir mal.

Ejemplo lo que me pasó el día de hoy. Pensé haber perdido mi cartera (todo a mi me sale mal) y cancelé todas mis tarjetas de crédito y débito. Estaba de tan mal humor y apurada que olvidé sacarlas de la cartera y romperlas y, también, olvidé ir al banco a sacar efectivo. Descuidos ocasionados por el mal humor, sin lugar a dudas.
A las 6:30 pm se me ocurrió ir a hacer el super mensual de la casa (apurada y de mal humor) llené hasta el tope el carrito, algo que me toma alrededor de una hora (de paso rompí, literalmente, una caja de huevos), me formé en una cola de 30 minutos (algo que me puso de más mal humor) y al llegar a la caja, con toda la mercancía ya registrada me di cuenta que no tenía ni una tarjeta de crédito, ni de débito, ni efectivo, ni manera de disponer de efectivo. Me solté a llorar en la caja y salí con las manos vacías. ¿Complot de Superama? No, descuido de mi parte. La profecía que tenía en mente hizo que actuara yo para que realmente TODO me saliera mal.

Cómo evitar estos círculos viciosos. ¿Cuándo el día empieza mal, cómo evitar que acabe peor?

1.-Respira. A fin de cuentas muchas veces es un asunto biológico. En la angustia y el enojo se nos olvida respirar o cambiamos el ritmo y las funciones cerebrales, como la concentración y paciencia, sufren.

2.-Haz una lista. Si el día empieza mal tómte cinco minutos para escribir en papel todos tus pendientes (actividades, llamadas, correos) y evitar olvidar algo que empeore las cosas.

3.-Evita tomar decisiones importantes: En la medida de lo posible posterga las decisiones que requieran de enfoque y perspectiva para el día de mañana.

4.-No te desquites con la gente. No es su culpa. El sacar tu frustración de una manera ruda con el gerente del banco, el cajero, el estúpido del coche de a un lado, aun cuando es muy tentador, no sólo no resuelve nada (al contrario puede agudizar las cosas) y acabando la racha te hará sentir peor.

5.-Busca el humor. En todas las situaciones puedes encontrar algo cómico que te haga reir (o por lo menos sonreír). Reírse de uno mismo es una señal de inteligencia.

...o, si todo lo demás falla, dos palabras: Mucho Chocolate

10 comentarios:

  1. Y agradece a Dios que el día no es eterno!! jaja

    @Brenda_slp

    ResponderEliminar
  2. profecía se escribe con c de casa

    ResponderEliminar
  3. Peeeerdon hablaba yo de otras "Profesias" acepto y corrijo mi horror

    ResponderEliminar
  4. Adina,

    El mal humor y el enojo es una cadenita que nos puede meter en circulos viciosos. De repente uno no sabe cómo es que se engancho con el mal humor. La prisa suele ser mala consejera.

    Me gusta mucho el punto 1. Lo practico cuando puedo y las dos palabras finales me encantan pero las evito al máximo. No puedo parar de comer chocolate.

    Saludos y no estaria mal que te dieras una vuelta a bailar a Chalma o una visitada al mercado de Sonora. Unos ajos en tu cartera no estarian mal.

    Un gram abrazo.

    Eloy

    ResponderEliminar
  5. Jajajaj si "shit never comes alone", pero tienes razón: hay que bsucar la manera de no empeorarlo.

    Lo de las decisiones importantes es clave. Cuando se nos vienen los pendientes encima yo no sé por qué nos dan ganas de resolver el mundo todo junto y nada más nos agobiamos más.

    Un abrazooooo

    ResponderEliminar
  6. Si! Dias en que quieres romper las paredes y salir volando para quitarte todo eso de encima.
    Pero a causa de esos dias, valoramos mejor los dias "cronicos y aburridos". Gracias por compartir. Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  7. Gracias a todos por sus comentarios. Realmente en un día pésimo es esta interacción con la gente la que hace que todo mejore. Las "penas" compartidas son, indudablemente, menos.

    ResponderEliminar
  8. Been there, done that! Lo del super me ha pasado y es tan frustrante! Pero lo veo como ejercicio de brazo porque empujar esos carritos desbordantes debería considerarse deporte de resistencia.

    Un abrazo, me alegra que sólo fue un día y hubo chocolate para salvarlo ;)

    ResponderEliminar
  9. Me gusto el punto 5 = Agregale humor :)

    Pero tambien hay que ser sabios y sacarle un mensaje a tanto desastre. Seguro que evitando las malas practicas, iremos de mejor en mejor.

    ResponderEliminar